Ya lo avisaba el lunes en su sección de Moda el diario ABC de Sevilla: el de Luis Fernández era uno de los desfiles que no debía nadie perderse en el Salón Internacional de Moda Flamenca (SIMOF). Señalaba esta previa que el diseñador fuentecanteño está entre los jóvenes que destaca, por no haber perdido ni la ilusión ni la capacidad de sorprender.

No quiso Fernández dejar en mal lugar a este periódico, y el jueves por la tarde presentaba ‘Serendipia’, una colección que, según el Diario de Sevilla, “supuso un aporte de elegancia sobre la pasarela. Volantes de capa, mucho volumen en las faldas -conseguido con volante pequeñitos colocados en las enaguas o entre volante y volante de capa en tul- y perlas, las grandes protagonistas de su colección”.

Elogios recibía también el joven diseñador con taller en Fuente de Cantos y Sevilla por parte de la Revista Flamenca, que definía así el desfile: En SIMOF 2018 ha presentado “Serendipia”, nombre más que acertado, porque bien es cierto que sobre la pasarela vimos y vivimos cosas maravillosas. Flamencas elegantes, patronajes que realzan la figura y la belleza femenina y donde la perla cobra protagonismo, desde pendiente, collares, o para dar relieve a mangas, volantes escotes…

En la escala cromática de sus trajes los tonos pasteles son los reyes de esta colección desde el blanco hasta los tonos malvas, los celestes, los rosas, los verdes agua, el amarillo o los naranjas. Tonalidades que daban vida, luz y color a diseños en los que podemos destacar el escote barco y tejidos como la gasa, el neopreno, el tul… Sin duda alguna, algo maravilloso, inesperado pero a la vez deseado, “Serendipia” de Luis Fernández”.

Pero, ¿qué es Serendipia? Según diversas definiciones, puede ser un acontecimiento inesperado o un descubrimiento maravilloso al que se llega sin buscarlo o, también, la capacidad para imaginar cosas que luego se hacen realidad. El diseñador lo describe así: “es una palabra mágica que nos transporta a un mundo de predestinación donde acontecen cosas maravillosas, tan inesperadas como deseadas, en un lugar oculto dentro de nosotros”.

Y así también lo entiende el prestigioso medio Flamenco Moda: “Pues así es esta nueva colección, un hallazgo maravilloso de formas, volantes, texturas…. Diferentes. Una colección elegante y flamenca a la vez, pero con un fin, realzar más si cabe, la figura y la belleza de la mujer.

Serendipia usa como máximo exponente las perlas, piedras preciosas tan femeninas y bellas, que hacen de su color el blanco, el inicio de la colección, recorriendo como un largo río, por los colores más dulces que existen. Serendipia es un arcoíris de luz y color, entre los tonos malvas de las amatistas, los celestes del cielo, los naranjas del atardecer de Sevilla, los rosas empolvados, los verde agua y el amarillo del sol que baña a España.

El patronaje es muy variado. Destacan los escotes en barco abierto, dejando al descubierto desde los hombros, para así resaltar más la sensualidad de la mujer y dar frescura. También veremos en esta colección el escote en V, a la caja y barco. Los volantes son de capa en su mayoría, compuestos de diferentes formas. Hay que destacar los lazos que adornan los vestidos o incluso forman las mangas de los mismos. Entre los tejidos que componen Serendipia encontramos gasas, mikados, neopreno, algodón, paillettes, y tul transparente bordado en perlas a mano. Para la gama cromática se han seleccionado tonos pasteles, donde destacan el rosa, celeste, malva, amarillo, mandarina y, por supuesto, el blanco que abrirá nuestro desfile.

 Los complementos están realizados con perlas en diferentes tonos y formas, haciendo juego con los motivos de la mayoría de los vestidos, siendo estas un punto fuerte dentro de la colección”.

Y es que Luis Fernández, en su tercera presencia en la pasarela más importante del mundo en cuanto a moda flamenca se refiere, lo ha vuelto a hacer. De nuevo arriesgó, sin perder de vista la premisa fundamental de que la moda flamenca, la mujer flamenca, debe ir, ante todo, elegante, y de nuevo triunfó.

No extraña pues que sus diseños ya sean reclamados en toda Andalucía y Extremadura, y además hayan logrado, gracias a la magia de internet, llegar a lugares tan alejados geográfica y culturalmente de la moda flamenca como Nueva York o Dubai.

 

(fotos: J.M. Serrano, Rocío Ruz y Belén Vargas)