Tres personas tuvieron que ser trasladadas al hospital de Llerenan tras sufrir una intoxicación por la inhalación de monóxido de carbono procedente de un brasero.

El suceso tuvo lugar hacia las 4.15 de la pasada madrugada, en una vivienda del barrio de La Cruz. Los afectados son dos hombres de 23 y 58 años y una mujer de 51.

Los intoxicados fueron asistidos por el equipo del Punto de Atención Continuada de la localidad y trasladados en una ambulancia convencional y otra de soporte vital básico con base en Monesterio.

Afortunadamente, la intoxicación se detectó a tiempo y el estado de los afectados es leve.

Un incidente similar, con cuatro afectados, tuvo lugar también la pasada madrugada en la localidad de Huerta de Ánimas a causa de los gases de una chimenea. Por suerte también se saldó solo con intoxicados leves.

El 112 ha vuelto a recordar las precauciones que deben tomarse si se utilizan braseros de picón o cualquier otro sistema de calefacción por combustión: colocarlos en estancias donde haya renovación de aire y nunca usarlos mientras se duerme, puesto que el monóxido de carbono no se detecta y acarrea la muerte sin que la persona llegue a darse cuenta de lo que ocurre.