Las lluvias caídas en la última semana en la comarca han dado cierto alivio a la situación de la presa que abastece a las poblaciones de Tentudía, que ya estaba en nivel de emergencia por sequía.

Según los datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Guadiana en su parte semanal, entre los días 27 de febrero y 5 de marzo cayeron en la zona del embalse 396 litros por metro cuadrado de lluvia, lo que ha supuesto que la presa sume 600 millones de litros en esos siete días.

De este modo, el embalse cuenta ahora con 2,56 hectómetros cúbicos –la mitad de su capacidad—frente a los 1,9 que tenía a finales de febrero.

La cota de la superficie de agua en estos momentos es de 662,53 metros, es decir, 2,23 metros más que hace una semana.

Con todo, las lluvias de estos días no pueden ocultar otras dos realidades. La primera, la más inmediata, es que es necesario seguir manteniendo las medidas de ahorro, puesto que el embalse está 27 puntos porcentuales por debajo de lo que sería normal en esta época del año. La segunda, a medio plazo, es que no debe perderse de vista que la capacidad del embalse es del todo inadecuada para responder a las demandas de las localidades y a la pluviometría de la zona, por lo que urge poner en marcha los estudios sobre alternativas, bien sea la conexión con Los Molinos o bien, como solución más idónea, la construcción de la presa de El Bujo.