‘El  tesoro de San Benito’, novela publicada recientemente, es más que una recreación imaginada de la reconstrucción de la ermita de San Benito. Es, sobre todo, un recorrido por la historia de Montemolín que mezcla realidad y fantasía.

Este recorrido va de la mano de un cordobés, José Montero, y un suizo, Luka.

 

El primero es el periodista autor de la novela, vinculado por matrimonio a Montemolín y que ha querido reflejar una visión distinta de la población, en la que asegura que los propios habitantes del pueblo descubrirán cosas de sí mismos que desconocían.

El segundo, Luka, es el personaje del que Montero se vale para contar la historia: un médico suizo que llega a Montemolín en los años 90 y se ve atraído por el empeño del párroco en reconstruir la ermita levantada en el siglo XV y que luego había caído en un abandono ruinoso.

A partir de ahí, Montero teje una trama, mitad thriller, mitad crónica, que recorre siete siglos de historia de Montemolín con continuos saltos en el tiempo.