Preparar el guiso pastoril en tiempo y forma resultó todo un desafío para los casi 120 cocineros que comparecieron en la cuadragésimo séptima edición de la Fiesta de la Chanfaina: viento, con rachas de más de 50 kilómetros por hora, y lluvia intermitente acompañaron la elaboración del plato.

Era difícil preservar los calderos para que el agua no entrase y convirtiera el guiso en sopa, y más difícil aún tener el plato en su punto cuando el viento impedía fijar una llama medianamente aprovechable en las candelas de leña.

Aún así, lo consiguieron, y pudieron presentar sus chanfainas. Tras la deliberación del jurado, que se hizo eterna porque el día no estaba como para andar al raso, se daba a conocer el nombre de quien ostentará hasta dentro de un año el título de Chanfainero Mayor.

Se trata de Marcos González, de la Peña El Cansancio, y que suma el segundo Machacaó de Plata de su ‘carrera’ como cocinero.

Tras él, por este orden: José Antonio Santos, de la Peña San Isidro 90 Ellos; Rosa Millo, de Somos los que Somos; Poli Martínez, de La Última del Siglo XX, y Lole Sousa, de La Oveja Modorra. Además, la Peña Flamenca ganó el trofeo a la Presentación de Ingredientes y La Miranda También Existe el galardón a la mejor presentación.

 

LA ENCINA LO INTENTÓ

Lo que sí quedó lamentablemente deslucido por las inclemencias meteorológicas fue la actuación del grupo de coros y danzas La Encina. Lo intentaron en varias ocasiones, interpretaron varios de sus temas, pero al final tenían que rendirse porque la lluvia arreciaba en cortinas empujadas por el viento.

Apenas se les pudo ver, y mucho menos su habitual desfile por las peñas que es uno de los momentos más coloridos de la fiesta.