El Equipo de Delincuencia Organizada de la Guardia Civil de Badajoz ha detenido a cinco vecinos de Badajoz, integrantes de una peligrosa organización, que sustraían vehículos de alta gamas con los que después cometían robos en establecimientos, naves y otros inmuebles de diferentes municipios pacenses, cacereños, sevillanos e incluso portugueses.

Las detenciones se llevaron a cabo dentro de la Operación ‘Opiraña’, iniciada hace unos seis meses. Los presuntos autores de los hechos están acusados de la sustracción de seis vehículos de alta gama y de cometer dieciseis robos, según informa Hoy

Desde el inicio de la operación, el Equipo de Delincuencia Organizada de la Guardia Civil de Badajoz investigaba a un grupo delictivo, especializado en la sustracción de vehículos de alta gama, que utilizaba dispositivos de copia de llaves y aparatos sofisticados para extraer los bombines de los mismos. Esos coches los usaban posteriormente para robar en todo tipo de inmuebles.

Según un comunicado de la oficina de Comunicación de la Comandancia de Badajoz, la organización planificaba minuciosamente los robos en los establecimientos, mayoritariamente supermercados, controlando los sistemas de alarma y seguridad, para posteriormente anularlos. Forzaban los accesos con objetos contundentes y una vez en su interior, se apoderaban de las cajas fuertes de los mismos y otros objetos de valor. Los supuestos autores de los hechos no dudaba en arremeter en sus huidas contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad al ser sorprendidos cometiendo estos robos.

Los vehículos utilizados para la comisión de los robos, eran repostados con el combustible que sustraían en las naves agrícolas, todo ello, con el objeto de que no se les ubicara y detectara en gasolineras próximas al lugar de comisión de los hechos delictivos. Posteriormente, en los extrarradios de las localidades y una vez cometidos varios robos con el mismo vehículo, quemaban los turismos, con el objeto de no dejar pruebas.

Fruto de los dispositivos de servicios encaminados a averiguar la identidad de todos sus miembros, se logró también ubicar los diferentes inmuebles ubicados en urbanizaciones de Badajoz, lugares donde guardaban los objetos que sustraían.

Con las suficientes pruebas incriminatorias, medio centenar de Guardias Civiles de diferentes Unidades, llevaron a cabo tres registros simultáneos en los citados inmuebles, donde se detuvieron a cinco de los integrantes del grupo, e intervinieron numerosos objetos procedentes de distintos robos, como vehículos, motocicletas, armas, munición, combustible, maquinaria agrícola, sillas de montar, motores, bombas de alta presión, generadores, radiales industriales, así como las herramientas utilizadas para la comisión de los robos, cizallas, mazas, barras de uñas, pasamontañas para ocultar sus rostros y los dispositivos utilizados para la sustracción de los vehículos.

Ante los citados hechos y pruebas incriminatorias a los ahora detenidos se les implica en la comisión de 22 hechos delictivos cometidos en lo que va de año. Los robos los llevaban a cabo en establecimientos públicos, naves y otros inmuebles de los municipios pacenses de Puebla de la Calzada, La Codosera, Fuente de Cantos, Los Santos, Llerena, Torrefesneda, Mérida, Don Benito, Badajoz, Hinojosa del Valle, Fuente del Maestre, Aceuchal y Almendralejo. Dos robos en establecimiento público y nave de Miajadas (Cáceres). También llevaron a cabo un robo en un supermercado de Sevilla así como el robo en un supermercado y la sustracción de un vehículo en el municipio portugués de Elvas.

No se descarta la implicación de los ahora detenidos en otros robos.

Las diligencias junto con los detenidos, son puestas a disposición Judicial, quien decretó el ingreso en prisión de dos de los arrestados y libertad con cargos para los otros tres.