Alberto Barroso, el ‘fuentecanteño de Alcorcón’, como él mismo se define, no deja de crecer en la élite del waterpolo. Hace unos días, recibía nada menos que el galardón como MVP (Most Valuable Player, es decir, jugador más valioso) de la pasada Liga de Waterpolo, en la que jugó en las filas del Sant Andreu, tras regresar de su periplo por la A-1 italiana, considerada la mejor liga del mundo.

Culminaba así un temporadón que arrancaba salvando a su anterior equipo, el italiano Acquiachiara, del descenso con un gol en el último segundo del último partido, y continuaba con su debut en un Mundial con la Selección Española. Barroso, hijo de Luis y Concha, fuentecanteños emigrados a Alcorcón, decidía entonces poner fin a su periplo por el país transalpino y regresar a España, atraído por el proyecto ganador del Sant Andreu.

Y es que ya en ese momento, con apenas 23 años, se había convertido en una figura mundial de este deporte. Con su nuevo equipo completó una brillantísima temporada, reconocida con el citado galardón MVP, en una gala en la que Alberto Barroso se declaró emocionado por recibir un título que lleva el nombre de Estiarte, todo un mito en el waterpolo mundial.

Pero este fuentecanteño de Alcorcón no ha tocado techo: hace solo unos días colaboraba de manera decisiva a que su nuevo equipo, el CN Terrassa, lograse un hito histórico: clasificarse para la tercera ronda de la Champions League. Su debut no pudo ser mejor: cinco goles para certificar la primera victoria, y el cierre de esta primera fase de grupos dejó otra marca para el recuerdo: se enfrentaba el Terrassa al CN Sabadell. Al equipo de Barroso le bastaba un empate, pero se llegó al último tramo del partido con ventaja del Sabadell 7-6. Alberto Barroso, que ya había logrado un gol en el encuentro, emergió –nunca mejor dicho—para colocar el empate a 7 a falta de unos pocos segundos, y dar así el pase a su equipo.

La gesta le valió la portada del Diari de Terrassa, con el titular ‘Oh, Europa’ y Barroso en un gesto de victoria tras su decisivo tanto, que mete al club en tercera ronda por primera vez en sus 86 años de historia.

 

 

 

 

Ahora su equipo debe medirse en eliminatoria al potentísimo Brescia. El partido de ida, este sábado, el de vuelta, el próximo miércoles. El CN Terrassa, pleno de moral, acude a esta cita consciente de lo difícil que va a ser pasar eliminatoria, pero también confiado en dar la sorpresa, y más si cuenta en sus filas con el mejor jugador español.

(Alberto Barroso, agachado, el tercero por la izquierda, con el equipo del CN Terrassa tras clasificarse para la tercera ronda de Champions)