Antonio Lorenzana ha terminado la temporada 2018 como ciclista perteneciente a la ADC. Francisco Pizarro de Trujillo. Ahora ya toca descansar y empezar a preparar la temporada 2019. Para él es muy difícil sacar horas de entrenamiento, debido a su trabajo y el lugar de residencia, Madrid. Aun así, año tras año lo hace, y con las mismas ganas que un sub 23 o un junior.

Este año no empezó de la mejor forma para él, pues se le denegó la licencia extremeña por tener residencia habitual en Madrid. Tanto él como el equipo luchó para que esto no sucediese, pues no tener licencia extremeña suponía no poder obtener puntos en las carreras de nuestra Comunidad y quizás lo que más le duele a él es el no poder formar parte de la selección extremeña en su categoría, veteranos 50.

Esperamos que al próximo año, desde la Federación de Ciclismo, vean y comprueben que Antonio Lorenzana es extremeño 100% y aunque resida habitualmente en Madrid, siempre viene a nuestras carreras, aunque ese día no duerma por el viaje largo que tenga que hacer. Nunca falla a nuestras citas: Mérida, Siruela, Herrera del Duque, Don Benito, Trujillo, Deleitosa, Hervás, etc. Todas estas localidades distan mucho de Madrid, pero él además de venir a esas pruebas, saca tiempo de estar un ratito con sus paisanos de Fuente de Cantos y además competir y echar el rato con sus compañeros de equipo. No todo el mundo hace ese esfuerzo, pero Antonio lo hace año tras año.

No parece muy justo que alguien que lleva tantos años vinculado a un club de la región, que ha sido galardonado varias veces (la última en 2016) como mejor ciclista extremeño de la categoría, que ha defendido los colores de Extremadura en la selección, ahora se vea privado de competir como lo que es, un ciclista extremeño.

En cuanto a los puestos de este año, Antonio sigue siendo muy regular, y pelea por los puestos de podium, eso sí, en su categoría cada año es más dificil pisar cajón, pues el nivel es muy, muy alto.