La Guardia Civil ha detenido a dos personas en la carretera N- 630, a su paso por el término municipal de Monesterio, después de comprobar que transportaban ocultos 2,2 kilogramos de hachís simulando un embarazo.

Los supuestos autores de los hechos, vecinos de Valladolid, viajaban en coche compartido contactado a través de una plataforma online desde la localidad de Jerez de la Frontera a su ciudad de residencia.

Los hechos ocurrieron en la tarde del pasado lunes, cuando la Guardia Civil de Bienvenida y de Fuente de Cantos, con motivo de los dispositivos de servicios encaminados a la prevención de acciones delictivas, interceptó un vehículo procedente del sur de la península, en la carretera N- 630 dentro del término municipal de Monesterio, ocupado por tres personas.

En el transcurso de la identificación de sus ocupantes, los agentes pudieron averiguar que dos de ellos viajaban haciendo uso de una aplicación en la plataforma de internet dedicada a compartir vehículo. A través de estas herramientas online contactan y acuerdan conductores y pasajeros desconocidos para viajar juntos. Tanto usuarios como conductores parten desde un mismo lugar y tienen el mismo destino. En este caso, el conductor y titular del vehículo compartió el trayecto con una pareja, vecinos de Valladolid, estando la chica supuestamente embarazada, informa Hoy.

Identificados los tres usuarios, los agentes observaron cierto nerviosismo en la actitud de la pareja vallisoletana, y se pudo constatar que les constaban antecedentes en base de datos, por lo que ante las sospechas de que pudiera transportar droga, se llevó a cabo un registro.

Fue en ese momento cuando descubrieron que la joven simulaba estar embarazada y lo que en realidad portaba a modo de vientre encinta, era un paquete que contenía 2,2 kilos de hachís. De esta cantidad se obtendría en el mercado ilícito unas 8.800 dosis.

Tras la identificación de los dos ocupantes, el hombre admitió que la droga era de su propiedad, por lo que los agentes detuvieron a ambos por un delito contra la salud pública.

Una vez trasladada la droga y los detenidos a dependencias de la Guardia Civil, se pudo averiguar que el hachís supuestamente procedía de Jerez de la Frontera y tenía como destino de venta Valladolid, la localidad de residencia de los detenidos.

Las diligencias junto con los detenidos fueron puestas a disposición de los Juzgados de Instrucción de Zafra, quien decreto la libertad con cargos de ambos.