Texto extraído de Mesto. Cuadernos monográficos de Tentudía

El potaje de Vigilia, potaje de garbanzo, o sea el cocido de Semana Santa

Eso es un cocido que no lleva nada de grasa. Es un potaje que se le dice aquí, un potaje de garbanzos, es su nombre verdadero .Se echan los garbanzos en remojo como pa hacerlos… porque hay varios tipo de cocido, pero este precisamente es el que se come aquí en la Semana Santa. Es un cocido que se ponen los garbanzos en la olla y se le echa un poco de verdura. Yo le pongo acelga, le pongo zanahoria y le echo una patata también. Hay quien sólo le pone, a lo mejor, las acelgas. Y lo pongo a cocer y cuando lleva aproximadamente tres cuarto de hora, po quito la olla exprés.

Antes, como no había la olla exprés, po las comidas estaban mejor, pero ya como vamos… que han salido al mercado la olla, yo la utilizo. Pero siempre le doy el punto. Que no son destapá y comer; no. A mí me gusta dejarlo que repose.

Entonces luego se le hace un sofrito, con aceite de oliva. Que eso es muy importante, porque claro, si hacemos una comida con aceite de girasol, aunque sea la misma receta, no tiene na que ve. Nada, nada tiene que ver. Entonces se le sofríe a este aceite cebolla, ajos, tomate; se le echa un pimiento rojo en crudo a la olla, y este sofrito se le echa a los garbanzos. Se le echa la sal y yole pongo dos clavitos o tres y lo vuelvo a tapar un poquito. Y cuece ya pues, calculo, unos diez o quince minutos. Y le vuelvo a quitar ya la tapadera y lo dejo ya con el mínimo y que vaya cociendo. Y le pongo un poquito de pimentón.

(Santa María, mujer, 23 y 25-7- 97)

 

Croquetas de bacalao

Para Semana Santa se usa mucho el bacalao, se hacen croquetas de bacalao también. Se echa en remojo y se desmenuza, y se le hace la masa de las croquetas. Que el bacalao necesita menos aliño [que la pescadilla] por qué lo hechas en remojo. Desmenuzas, coges cebolla y la picas muy menudita y la fríes un poquito. Y cuando ya está doradita, le echas el bacalao, o la pescadilla o lo que sea. Bueno, la pescadilla la tienes que hervir un poquito. La hierves un poquito y le quitas las raspas.

Desmenuzas el bacalao en la sartén donde está la cebolla. Echas el bacalao y se rehoga un poquito. Coges harina, unas cucharaditas de harina y sí, las rehogas . Y luego le echas leche, y se te va ya haciendo una pasta, y ya está. La pones en una bandeja o en un plato bien llano, que se te enfríe pronto. Y cuando ya está frío, pues ya haces las croquetas. Las haces y las pasas por pan rallado y las fríes. La pasas por huevo. Luego por el rallado y las fríes. Y son las croquetas de bacalao.

(Pallares, 24-3-98)

Torrijas de Leche

Ingredientes:

  • 750gr de pan
  • 1 Litro de leche
  • 2 Huevos
  • 100gr de azúcar
  • 2 Ramas de canela
  • Canela en polvo y azucar
  • Aceite de oliva

 

 

Preparación:

Lo primero que debemos hacer es partir el pan en largas rebanadas de un centímetro de grosor para que no se partan al manipularlas y se empapen bien de leche.

En una cacerola poner a hervir la leche junto con las ramas de canela y la azúcar, lo removemos varias veces para que la canela suelte todo su sabor y lo dejamos enfriar. Una vez este fria empapamos la rebanadas una por una y por los dos lados en la leche y a continuación las pasamos por el los huevos batidos que tendremos en un plato y las freímos con abundante aceite de oliva en una sartén lo bastante grande para que entre toda la torrija y se haga igual por todas las partes.

Por último, cuando este bien fritas las colocamos en un plato o bandeja con un papel para que absorba bien todo el aceite sobrante y le espolvoreamos canela y azúcar.

* Mucha gente suele verter un poco de miel encima de las torrijas nada más sacarlas de la sartén para que se mezcle y funda bien.

  • 1 barra de pan para torrijas o de miga compacta del día anterior.
  • 1 Litro de leche (Entera, semi o desnatada, a vuestro gusto).
  • 5 o 6 cucharadas de azúcar.
  • 1 ramita de canela.
  • la corteza de medio limón sin llegar a cortar la parte blanca.
  • 4 huevos.
  • Azúcar y canela.
  • Aceite de oliva suave.

PREPARACIÓN:

Hervimos unos 3 o 4 minutos la leche con el azúcar, la rama de canela y la corteza de limón. Yo le puse naranja en vez de limón. Dejamos enfriar hasta que quede a temperatura ambiente, si está caliente nos desharía el pan.

Cortamos el pan con un cuchillo de sierra (serrando, no apretando, para no chafarlo) en rodajas de 1cm. o 1,5 cm. de grosor.

Batimos los cuatro huevos y ponemos todos los ingredientes a mano para que nos sea cómodo y rápido el bañar y freír las torrijas.

Ponemos una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra a calentar. Colocamos unas rodajas de pan en una fuente o plato y le echamos leche por encima, les damos la vuelta ayudándonos de una paleta y le echamos más leche, procurando que queden empapadas pero sin pasarnos para que no se nos deshagan.

Ahora es el momento de pasarlas al huevo batido, donde también le daremos la vuelta para que se empape por los dos lados. En mi caso hice yo una hogaza de pan y me quedaron unas rodajas con una miga muy buena pero excesivamente grandes, así que antes de pasarlas al huevo batido, dividí con la espátula las rodajas en tiras más pequeñas. En vuestro caso no será necesario.

Cuando veamos que echando al aceite una gota de huevo batido fríe bien es el momento de pasar a freír las torrijas. Freiremos de dos en dos para no enfriar mucho el aceite. Si vemos que está muy fuerte el fuego (se ennegrece la fritura o humea), lo bajamos un poco.

Freímos un par de minutos por cada lado y reservamos en un plato o fuente con papel de cocina para que escurra el aceite.

Y tan sólo nos queda echarles azúcar y canela y a emplatar.

Hasta aquí es la forma tradicional de hacer las torrijas y os paso unas opciones que también utiliza mucha gente:

Otras opciones:     

-Podemos preparar un almíbar hirviendo una taza de agua junto a media de azúcar y un chorrito de zumo de limón, durante 15 minutos a fuego medio sin parar de remover.

-Otro almíbar. Es igual que el anterior pero sustituyendo el azúcar por miel.

-Si no hay niños, podemos hacer otro almíbar, pero con vino dulce o Pedro Ximénez.

-Con menos calorías: Hacemos las torrijas con leche desnatada, sustituimos el azúcar por edulcorante y en vez de fritas, engrasamos una fuente de horno y las horneamos 10 minutos por cada lado a 180ºC, o hasta que estén doradas.