Poco, tarde y mal, El inaceptable desamparo de los mayores en las residencias durante la COVID-19 en España.

El informe de Médicos sin Fronteras es desgarrador, digno de una película de ficción, pero esa realidad contada por el personal de los geriátricos, bomberos y militares, ha sucedido en España y aquí sigue todo el mundo en sus puestos, sin mover ficha y sólo pendientes de las tonterías políticas que acompañan nuestro panorama diario.

Pablo Iglesias se encargó personalmente del control de las residencias de ancianos -fue lo que él declaró durante el Estado de Alarma- y el resultado ha sido trágico, con un alto indice de mortandad, pero además de la manera más horrible posible. Y lo más lamentable es que seguramenteun gran número de los fallecidos no estaban ni siquiera enfermos, sólo fueron víctimas de un terrible abandono, debido al aislamiento indiscriminado que sufrieron muchos de ellos. ( el diario )

DESCARGAR Y LEER