El Ayuntamiento de Fuente de Cantos, por unanimidad, ha aprobado el acuerdo para adherirse a la propuesta de concesión de la Medalla de Extremadura al flamencólogo Francisco Zambrano Vázquez.

Según consta en el acuerdo, tras examinar la propuesta de adhesión presentada por el Centro de Danza y Flamenco ‘Jesús Ortega’ y la Federación Provincial de Peñas Flamencas de Badajoz para la cesión de la Medalla de Extremadura a Zambrano, y considerando “sus innumerables méritos, su defensa y su larga y extensa labor a favor del reconocimiento y difusión del Flamenco Extremeño, de los Cantes Extremeños y de la Cultura Popular Extremeña”, se aprueba mostrar la adhesión del Ayuntamiento a la propuesta y trasladar el acuerdo a los impulsores de la iniciativa y a la comisión de apoyo creada al efecto.

EL MÉDICO DE BADAJOZ

Francisco Zambrano, nacido en Fuente de Cantos en 1947, es diplomado en Magisterio y licenciado y doctor en Medicina y Cirugía, especializado en Medicina del Trabajo.

Su pasión por el flamenco, por la investigación, el descubrimiento de nuevos valores y la reivindicación de cantes y figuras del flamenco extremeño le vienen de muy joven, pero fue en 1987 cuando captó la atención más allá de las fronteras extremeñas al presentar en el Congreso Nacional de Flamenco de Benalmádena una ponencia en la que reivindicaba como autóctonos de Extremadura (y no derivados de Andalucía) algunos cantes, como los jaleos y tantos extremeños y también los fandangos de Manolo Infante ‘El Niño de Fregenal’. El ‘médico de Badajoz’, como le nombraron, con cierto tono displicente, las crónicas de la época, tuvo la osadía de cuestionar lo que se daba como una verdad absoluta: que todos los cantes eran originarios de Andalucía.

No se arredró ante las réplicas y críticas, y al año siguiente, en el Congreso de Córdoba, no solo mantuvo su tesis, sino que la presentó aún más amplia y documentada, obligando a que incluso los más críticos se plegasen a la evidencia.

Además de la reivindicación de los cantes, Zambrano centró sus investigaciones en las figuras del cante extremeño. De ahí nacieron libros como ‘Vida y Obra de Porrina de Badajoz’, ‘Don José Pérez de Guzmán y su fandango’, ‘Manuel Infante, el Niño de Fregenal’, ‘Pepe Nieto, el de Orellana’ y ‘José María Gallardo Ponce, Pepe el Molinero’, así como el volumen El Flamenco Extremeño en Acrósticos.

Conferenciante en citas tan relevantes como el Festival Flamenco de Nimes, descubridor de nuevos talentos extremeños, coordinador del Centro Regional del Flamenco ubicado en la emblemática Plaza Alta de Badajoz, alma mater el Otoño Flamenco de Fuente de Cantos… su labor tuvo en 2009 el máximo reconocimiento que se otorga en el mundo del flamenco, el premio Miguel Acal.

Además, su labor investigadora en torno a la existencia de un flamenco autóctono con entidad propia se considera crucial para que Extremadura fuera incluida por la UNESCO como territorio flamenco cuando se otorgó a este arte la categoría de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Lea aquí el texto íntegro de la propuesta municipal

Propuesta Medalla P. Zambrano