La Guardia Civilen el marco de la Operación “FRESKOA”, ha detenido once personas e instruyeron diligencias a otras dos, todas ellas asentadas actualmente en el municipio pacense de Fuente de Cantos, como presuntos autores de delitos contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal.

Los detenidos conformaban un grupo delictivo organizado dedicado a recepcionaralmacenar y vender la droga desde tres viviendas sitas en la localidad fuentecanteña.

La operación se inició el pasado mes de octubre, cuando la Guardia Civil de Fuente de Cantos y el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Zafra, obtuvieron indicios para determinar la implicación de un grupo delictivoformado por una decena de personastodas ellas asentadas actualmente en Fuente de Cantos, quienes se estarían dedicando al tráfico y venta de sustancias estupefacientes.

“Clan familiar” donde su cabecilla organizaba y utilizaba tres viviendaubicadas en la calle San Blas del municipio para recepcionar, almacenar y vender la droga. Inmuebles donde acudían consumidores de la comarca y de localidades sevillanas limítrofes a comprar droga.

Con las pruebas incriminatorias de la acción delictiva, este pasado viernes y coordinados en todo momento por Juzgados de Instrucción de Zafrase llevaron a cabo los registros de los tres domicilios y un garaje, por más de una treintena agentes de la Guardia Civil pertenecientes a las Unidades de Seguridad Ciudadana de Badajoz y Cáceres, con el apoyo de perros adiestrados en búsqueda de sustancias estupefacientes.

Registros donde entre otros objetos se intervinieron casi un centenar de papelinas de cocaína y heroína preparadas para su venta, una pistola simuladasiete vehículos, una motocicleta y teléfonos móviles utilizados por el grupo.

Actuación con la que se considera desmantelado un grupo organizado de delincuentes “Clan Familiar” tres puntos de venta de sustancias estupefacientes en la comarca

Las diligencias junto con los detenidos son puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de de Zafra quien decretó el ingreso en prisión de la “cabecilla” del grupo y libertad bajo fianza de otros siete.