Cuando apenas hemos terminado de despedir a Félix, se presenta una nueva tormenta, de nombre Gisele, y que nos traerá de nuevo lluvia y, sobre todo, viento.

De hecho, para mañana miércoles ya hay aviso naranja por rachas de más de 90 kilómetros por hora en la zona de Tentudía. El nivel de alerta ha subido en las últimas horas de amarillo a naranja, y se ha extendido en el tiempo, ya que ahora abarca de las 9.00 a las 21.00 horas.

En cuanto a la lluvia, la previsión habla de que mañana y el sábado serán los días más lluviosos, con alrededor de 20 litros por metro cuadrado en cada una de las dos jornadas. Se mantendrán vientos fuertes pero no tan intensos como los de mañana.

Otra característica de Gisele será el frío, las temperaturas caerán de manera significativa a partir del próximo domingo y parece ser que no se recuperarán hasta al menos el Lunes Santo.

 

¿POR QUÉ TANTA TORMENTA SEGUIDA?

Respecto al motivo por el que se está dando esta sucesión de tormentas en las últimas semanas, con viento y lluvia, todo tiene su explicación.

Al parecer, Gisele viene nada menos que de Canadá. Al parecer allí no era nada del otro mundo, un frente más, pero al llegar al Atlántico, en la costa suroeste canadiense, las altas temperaturas del agua del mar que se están dando por aquella zona le proporcionaron fuerzas para cruzar el océano y plantarse en Europa.